(34) 972100400 Whatsapp (34) 653932323

La Cueva (0m - 18m)

La Cueva (0m - 18m)

La Cueva (0m - 18m)

La Cueva (0m - 18m)

La Cueva (0m - 18m)

La Cueva (0m - 18m)

El punto de buceo es una pequeña gruta situada debajo de una caída
vertical de rocas des de 13 a 20 metros de profundidad, siendo la gruta
en si de una longitud de 3 o 4 metros y 2 metros de alto en la entrada
reduciéndose rápidamente al adentrarse hasta que ya no se puede
continuar.

Es una inmersión que se puede realizar desde el primer
nivel OWD, saliendo de costa tanto de La Mar Menuda como de La Banyera.
Para llegar al sitio desde La Banyera se tiene que seguir el pasillo de
arena que desciende directamente hasta encontrarse una pared de roca
enfrente que marca el cruce de caminos La Banyera-La Mar Menuda-La
Cueva. En ese punto se debe girar a la izquierda y seguir la pared de
rocas de tu derecha hasta llegar a un semicírculo de arena que entra en
las rocas de unos 5 metros de diámetro. Detrás de este semicírculo,
cruzando las rocas por encima, encontraremos un descenso de 6 metros en
vertical. Al llegar al fondo, a 18 metros, giraremos a la derecha donde
encontraremos La Cueva sin dificultad.

El interior de La Cueva es
el sitio perfecto para poder observar un buen grupo de reyezuelos
(Apogon imberbis) que normalmente la habitan, aunque a veces sea
necesario meter la cabeza donde los ojos necesitan tiempo para
acostumbrarse a la oscuridad. Para los atrevidos que quieran mirar el
interior de La Cueva es bueno recordar que las paredes de ésta son un
hábitat perfecto para pequeñas escórporas y rascacios (Scorpaena sp.) al
igual que los grandes agujeros de alga coralina que hay en las paredes
circundantes. Tampoco es extraño encontrar, en esos mismos refugios,
grandes morenas (Muraena helena), algún congrio (Conger conger),
brótolas de roca (Phycis phycis), muchas castañuelas (Chromis chromis)
nadando por encima, algún serrano (Serranus scriba) y grandes bancos
mixtos de sargos (Diplodus sargus) con mojarras (Diplodus vulgaris) y
algún pargo (Diplodus pagrus). Por los alrededores de La Cueva es fácil
poder observar algún ejemplar de pez verde (Thalassoma pavo) dando vida y
color con su incansable movimiento. Dependiendo de la época del año se
pueden ver espectaculares bancos de chuclas (Spicara sp.) moviéndose al
unísono. Exclusivamente para aquellos que gozan de fortuna o en los días
tapados y de lluvia es posible ver pasar alguna raya (Raja undulata) al
vuelo.

Los invertebrados que se pueden encontrar en La Cueva
son muy diversos: en las paredes llamativas esponjas (Clathrina
clathrus, Crambe crambe y Axinella sp.); en las grietas de la roca
anémonas de mar comunes (Anemona sulcata) y Cribrinopsis crassa; en los
fondos de arena Cerianthus membranaceus; en la parte interior de los
salientes rocosos madrépora mediterránea (Cladocora cespitosa) y anémona
incrustante amarilla (Parazoanthus axinellae); platelmintos y
gasterópodos como Prostheceraeus giesbrechtii, flabelinas (Flabellina
affinis) y vaquitas suizas (Peltodoris atromaculata) encima de algas o
esponjas; langostas (Palinurus elephas) mostrando solo las antenas desde
dentro de un agujero; erizos violáceos (Sphaerechinus granularis)
intentando esconderse y ascidias rojas (Halocynthia papillosa) filtrando
agua plácidamente.

Mapa